lunes, 16 de julio de 2018

POEMAS DEL MÉXICO QUE YA DESPERTÓ




En el marco del ciclo
LA POESÍA RECORRE LA CIUDAD 0.4




miCielo ediciones dedica con especial cariño, ésta lectura a los ciudadan@s que apoyaron el movimiento con el que México hará historia. 


Así como también a las mujeres poetas que desde sus voces han sido parte de una lucha combativa, con un sólo objetivo: conseguir la cuarta transformación en la que impere el precepto del respeto mutuo.









Alexandra Fernández (CDMX, 1988), con estudios literarios en la Universidad del Claustro de Sor Juana en Historia del Arte. Poetisa, narradora y canta autora. Sus textos han sido incluidos en la Antología: "Tortas... recetas con amor" (Alterarte-S-tudios; Buenos Aires, Argentina). Ha participado en los Festivales Chilango Andaluz, Poesía por Primavera, Transverso; Poesía y Movimiento y Metro con M de Mujer. Es integrante del Circuito Nacional Poetry Slam. Ha sido colaboradora en Editorial Mantarraya y Revista Contracultural Generación X. Actualmente trabaja en su siguiente publicación de narrativa.













SEMILLAS ARDIENTES
Alicia Reyes


Llorar al comprender
la profundidad de la herida

El dolor que reventó semillas ardientes
en el corazón de mi país
y sus cicatrices heridas
Gritar con ese llanto que inunda el vientre
vibrando en el torbellino
como un legendario y masivo aullido de viento
que cruza todo un bosque al incendiarse
Arder como llora el fuego
en cada árbol maduro
En cada mujer
en todo hombre

Abrir el humo anidado en los ojos
Ser la vida nueva
Mirando la verdad en la historia futura
Reírse y saber que llora uno
llorar la sonrisa
la alegría quemada en años de tristeza
Reírse y llorar
comprender que cambiaremos
el llanto y también la alegría
Seremos millones sonriendo
mientras sembramos
las semillas de los nuevos árboles
y de nuevos días.





Alicia Juárez (Ciudad de México). Concluyó el Diplomado en creación Literaria en la Escuela de Escritores de la SOGEM. Ha tomado talleres de Poesía con los Poetas: Dolores Castro, Luis Cortés Bargalló, Carmen Alardín, Josu Landa y Francisco Hernández. Ha leído sus poemas en voz alta en foros culturales delegacionales, festivales de poesía y literatura, escuelas públicas y privadas, en estaciones del sistema colectivo Metro, como parte del festival Poesía en Movimiento, en el tren suburbano, patios, calles, cafeterías etc. Algunos de sus poemas se encuentran publicados en suplementos culturales de la UAM, periódicos de Oaxaca, Guerrero, en carteles del Metrobús, y en Antologías de Mujeres poetas y del Recital Chilango-Andalúz, entre otros.

  










EL CANTO DE LAS SIRENAS

Angélica Santa Olaya 




Mi ciudad abre las piernas por unos cuantos pesos,

¿debo recordarle su deuda con Quetzalcóatl y el Banco Mundial?


Un vientre adosado a un esqueleto cruza la calle,

¿sabrá que los senadores se aumentaron el sueldo esta mañana?


Una mujer posa sonriente sobre una pirámide de muerte,

¿debo creer a Platón que el hombre es bueno por naturaleza?


Un estudiante cuelga inerme de una suástica disfrazada de crucifijo,

¿debo decir a su madre que Dios sabe lo que hace?


Una manita mugrosa me alarga una caja con chicles,

¿debe ignorarla mi prisa por llegar a escribir un cuento infantil?


Una turba enojada enarbola dos teas humanas,

¿debo seguir lloriqueando tinta inútilmente?


Una navaja sorprende mi garganta en una esquina,

¿puedo intentar negociar mi vida a cambio de una poesía?


A veces vomitar tinta no es suficiente para distraer a las sirenas.









Angélica Santa Olaya (CDMX, 1962), poeta, escritora, periodista, dramaturga, historiadora y maestra de la ENAH. Publicada en numerosas antologías latino e iberoamericanas de minificción, cuento, poesía y teatro así como en diversos diarios y revistas nacionales e internacionales en América, Europa y Medio Oriente. Autora de una docena de publicaciones de poesía, cuento, minificción y novela. Traducida al rumano, portugués, inglés, italiano, catalán y árabe. 
















EMBUSTERA
Beatriz Saavedra


Sangre de la ciudad,

si yo hubiera sido hermoso,

alma de la ciudad,

si hubiera sido honesto,

cuerpo de la ciudad,

si diáfano,

ojos de la ciudad,

o si valiente,
voz de la ciudad,
o enamorado cierto,
calles de la ciudad,
o algo
no tan ilusorio,
ciudad de mi ciudad.
Alejandro Aura


Desde la ventanilla de un avión, lo logras;
semejas ser un imponente mar de luces,
interminables, inocuas, sorprendentes,
fieles al esplendor solar pero nocturno.

A tres mil pies de altura no se notan
los sueños descalzos, las bocas hambrientas,
los reclamos, la impunidad, las impurezas
ni las manos del imperio que nos oprimen.

Desde muy arriba me sigues engañando,
me sorprende todavía el oropel de la belleza,
y las mágicas formas que la distancia
cómplice, te otorga y te viste para escena.

¿Qué te ha pasado Gran Tenochtitlan,
Lugar en el centro de la luna?
¿Dónde quedó la Ciudad de los Palacios
que enorgulleció a tirana mano vende patrias?

¿Por qué, Región más Transparente,
te encontraste frente a frente con el enemigo?
¿Qué cultivo te lleva lentamente a la ignominia
del mísero volar a ras del suelo y del olvido?

Nueva España…esclavizada, ensangrentada,
Imperial Ciudad de México, tortura y cenizas.
Una cruz como estaca en el orgullo
y la hostia en penitencia por tus pasadas glorias.

La muy noble y leal Ciudad de México
preñada de rencores, se levanta impresionante
me traga, nos traga, nos engulle y miente;
coronas y laureles, banderas y pendones.

Prostituta barata maquillada con grafiti,
delincuente corriente y padrote en contubernio.
Estás pagando la desmemoria, la largueza
de tus hijos y la mala entraña en tus gobiernos.

La gran Ciudad de México no supo sacudirse,
no tiene como hacerse escuchar en sus quejas
y asesina para no ver sufrir a sus hijos,
a sus dolientes inquilinos que la explotan.

A tantos pies de altura, me produces la ilusión,
parecieras no tener injustas pérdidas ni gafe.
No se notan los contrastes insultantes
y se te quiere y admira por entre todas las otras.

Mi ciudad está llorando y nadie se entera,
mi lugar de origen se muere a manos traidoras,
está en las alturas engendrando mentiras
y en tierra pariendo las dolorosas verdades.




Beatriz Cecilia (CDMX), Bailarina y actriz, cancionera, coreógrafa y escritora mexicana. Debuta en 1976 bajo la dirección de Rafael López Miarnau y desde esa temporada ha permanecido activa en los escenarios teatrales, foros de televisión, cine y estudios de radio. Se ha desempeñado en varias disciplinas abarcando todos los géneros. Más de cuarenta obras de teatro, una veintena de telenovelas, tres largometrajes, varios medio y cortometrajes, múltiples programas unitarios de TV y Radio, más de 130 comerciales de publicidad, más de diez temporadas en Teatro-Bar. Bailarina solista en la compañía Dance Theater USA de Los Ángeles, California. Coreógrafa y directora artística de grupos musicales y cantantes. Ha sido nominada al premio como Revelación Teatral en dos ocasiones. Recibió el premio como Mejor productora de teatro para niños de la Unión de Críticos y Cronistas de Teatro, el premio Bravo por mejor campaña publicitaria, el premio Trilogía de Oro por Trayectoria en 2010, el premio Arlequín en 2011, el premio Yohualli en 2012 y Premio Nacional SER en 2017. Desde 1982 ha escrito, producido y actuado espectáculos dirigidos a estudiantes desde educación básica hasta profesional, realizando temporadas en programas oficiales de la Secretaría de Educación Pública SEP, Instituto Mexicano del Seguro Social IMSS, Fondo Nacional para la Cultura y las Artes FONCA, Gobierno del Distrito Federal, Programa Cultural de las Fronteras, entre otros. Escribe teatro, cuento y poesía. Ha colaborado en suplementos culturales de todo el país y revistas electrónicas. Publicó en 2010 el poemario De mis humedades vengo (Verso Destierro), en 2011 el libro de cuentos Nadie se muere de amor (Amarillo Editores) La 2da edición 2014. Actualmente promueve su más reciente publicación, La sensualidad está en otra parte... (Editorial Acribus) 2016 y la plaquette Noche de día (Comuna Girondo) 2017. Su poesía está antologada en México y el extranjero. Cuatro de sus obras de teatro se han puesto en escena. Cuenta con 2 producciones discográficas hasta la fecha: De mis humedades vengo y De amores y pasiones, ambas como productora, intérprete y autor. Se encuentra en preparación la tercera.










RADICALIZAR LA ESPERANZA
Carmen Saavedra



Nuestra tarea es conmover al mundo y transformarlo


Por años fui preparada
para envenenar dragones
hoy llega el día de enfrentarlos
hoy es momento de transformarel destino fatal

Dentro de cada una/uno existe
eso que pedimos a otros
el plan
la llave
el amor
la redención

Estamos en la frontera de ser o no ser
la jauría está suelta –sí, vienen por nosotros- es julio de 2018

Releo mis viejos textos
busco fórmulas contundentes
para narcotizar a la bestia trabajo hasta que el sol
se convierte en luna

No me ahogo en furia
ofrendo mis ojos abiertos mis manos, mi ternura

Estoy dispuesta a todo
(tantos dispuestos a todo)

Grito
Gritamos fuerte Gritaremos fuerte

Hasta que la esperanza
sea un fuego radical
que llegue que incendie la pradera










Carmen Saavedra (Pachuca, Hidalgo), socióloga, poeta, activista social, funcionaria pública. En 2005 fue becaria por el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo en la categoría de Creadores. Resultado de esta beca surge el poemario “Carretera Sur”.  En 2007 gana el segundo lugar en la VII Feria del Zócalo en poesía. Publica en 2009 el libro “Hormonífera” con la Editorial Torremozas de Madrid. Sus poemas y cuentos han aparecido en distintas antologías de poesía y narrativa, así como en diversas revistas nacionales e internacionales. Ha participado en distintas propuestas poéticas como el Cabaret Poético, Poesía profética-feminista y otras.















1988-2018
Isolda Dosamantes


1998
Un grupo de jóvenes universitarios

Sí, de Ciencias Políticas.

Sí, con sueños en las venas
Sí, emocionados como hoy 30 años después

Reciben a Cuauhtémoc Cárdenas en sus aulas

frente a los pirules y el Zahuapan contaminado
los directivos
atrás de su escritorio, se esconden de sus jefes

por darnos las llaves dejándonos soñar
Sí fue en la Universidad Autónoma de Tlaxcala
Sí fue entes antes de la UNAM.

1988
Nos amarraron los sueñoscon cuerdas ocre
fraude gritamos, gritamos y nada.

1994
En el sur se levantaron
y Bañuelos fue al sur, al diálogo
y Bañuelos otra vez en las aulas

nos daba cátedra de civismo a los poetas
de ética, de amor a la patria
su luz encendió corazones
flamas que se irguieron en lucha
lucha de palabras, lucha de hechos
lucha del hombre digno.

2018
Renacemos
una luz ilumina las plazasmiles de ojos, estrellas de la patria
con sus pulgares en altorenacen en el sueño que da su primer paso
a una nueva realidad que compartimos
hoy en la plaza, ayer en los sueños
hoy en la frente digna
este primero de julio en las casillas
al grito de ganamoscon la certeza de un movimiento
engranaje que no para y se transforma
todo es movimiento
nace del instante
nos reconocernos en el abrazo de ganamos,
somos nosotros en el rostro del vecino
resplandecientes, seguros,con la realidad de un comienzo
en el que florecen nuestras miradas nuestra escucha, la voz
y la estrella en la frente de cada mexicano.
2018, julio, primero de julio
florecen sueños habitan sueños el sendero de la patria.


1 de julio de 2018
Tlaxcala, Tlax. México






Isolda Dosamantes (Tlaxcala, 1969). Poeta y académica. Entre sus libros destacan: Después del hambre, Argentina, Lágrimas de Circe, 2017, Apuntes de Viaje, México, PRAXIS, 2012, Paisaje sobre la seda, México, Verso destierro, 2008 y Altura Lustral. Sinaloa, UAS, 2000. Parte de su obra ha sido traducida al inglés por Toshya Kamey, al chino y portugués; así como publicada en antologías, periódicos y revistas nacionales e internacionales. Actualmente es Directora del Centro de Cultura: Galería Casa de la Nube, donde además imparte su taller de poesía.











LIMBO
Lucia Izquierdo   
Mi alma carga   
                  sombras de muertos
                            qué aún se viven en el limbo
Alejan el recuerdo
de lo que podría ser                     un mañana
               que no puede repetirse
Habitan un país ahogado en sangre                                     
                que los busca entre las nubes                                                              
                      aunque no sepa su nombre                               
       Que los entierra en cal                                               
                      porque se ha quedado sin tierra.  

(fragmento)





Lucía Izquierdo (CDMX, 1987). Autora del libro “Uni-verso” publicado por la editorial Fridaura. Ha sido incluida en antologías de cuento y poesía como “Cuentos de Barbarie”, edit. Navarra, "Árbol en llamas" edit. Sediento, “Lisboa”, M.A.R. Editor. Colaboró en el audiolibro “Volver y Tina, Tinita” de la escritora Rosina Conde, bajo el sello de Desliz. En conjunto con otros escritores, realizó una antología de poetas de San Lorenzo Tezonco (UACM) titulada "Poetas de Reserva", editada por CONACULTA y editorial Fósforo. Ha sido locutora y productora del programa de radio Arrancones de Arte y editora en jefe de la revista Atlántika y docente en el Diplomado en Creación Literaria de Bellas Artes. Actualmente es coordinadora del Seminario Permanente de Teoría Análisis Cinematográfico de la UACM y Editora en jefe de la Revista Atlántika.















43
Maritere Rivera


Y luego entonces, que vuelva atrás el tiempo
que no halle pena el desconsuelo, que no escuche

el murmullo de los muertos
que la sed de sangre fresca

no se deslave en el devenir de los tiempos

que no sean mareas rojas, ni fuentes viscosas

que las cenizas se lleven los recuerdos
que sean los buitres y carroñeros los que ofrezcan
sus cabezas al fuego eterno
que ardan hasta las vísceras
en los anales del tiempo

pues en 43 segundos desataron el infierno

sobre ángeles y blasfemos.







Maritere Rivera (CDMX, 1969), microempresaria, gestora cultural y escritora. Actualmente radica en el Nezahualcóyotl, Estado de México. Pertenece al Taller Literario Charles Bukowski. Coordinadora del Corredor Cultural Nezahualcóyotl “PazÁrtela Bien” (2013- 2014). Ha sido publicada en las antologías: “Pasión del Páramo” (Taller Charles Bukowski, 2006), “Sobre la brecha” y “Pétalo de hierro” (Colectivo Mtro. Alberto Vargas, 2006). En las plaquettes 1 y 2 (Guerilla Comunicacional, 2006), así como en la plaquette “De Eros libido” (Mtro. Julio Huertas, 2006) y en la “Antología Sangre de Campeón” (Lucharte, 2006). Ha tomado diversos cursos y talleres de arte, poesía expandida, fotografía; lectura y redacción. Actualmente también es conductora del programa “El Coyote en la Cultura y Alternativa Femenina en CoyoTV” y conductora en la barra de “Lucharte en Rocken Radio”.



















PURAS MALAS NOTICIAS





El anillo en el dedo índice, la boina imitación piel de leopardo, el tufo a tequila y chicle de menta, las botas largas de charol y el colmillo de oro: ¡Ha llegado la diputada!





Ella es sincera y declara ante medios que gobernar no es cosa fácil, porque hace falta valor para conducir el deportivo por una ciudad tan insegura. Carácter para habitar su gran fortaleza y no sentirse extraviado. Imaginación para inventar más y mejores promesas de campaña, pero sobretodo: mucho temple para no tomar la siesta entre puntos de acuerdo y cabildeo.


Nosotros compartimos todos los días el mismo cielo, viajamos en los mismos trenes con la ilusión rota, los zapatos rotos, los sueños rotos. Somos vendedores a comisión con la sonrisa zurcida con el mismo alfiler que pica y sangra. Miles de obreros que todos los días reprimen la necesidad más básica; porque la producción es en serie y nunca para. Padres desesperados con el hijo en el regazo, un rosario en la mano y la oración en la boca para ahuyentar a la muerte. Somos la sangre que palpita, la energía que produce, la mano que construye.


Ella lee discursos que alguien redacta para su lucimiento en tribuna y recibe aplausos y dinero, mucho dinero.


Y nosotros:


Nosotros recibimos, puras malas noticias.









Mónica González Velázquez (Ciudad de México, 1973). Egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas (UNAM). A la par cursó el Diplomado de Creación Literaria en la Escuela de Escritores (SOGEM). Editora y poeta. Le han sido publicados: Tríptico de desamor, La luz y las sombras altas, Poesía reunida, Las cosas últimas; Gran mal, Glory box, Las eternas rutas, El misterio de los mundos vulgares, Breviario de la renunciación, Crónica de los días que ya no son. Antología poética 2001-2015 (El quirófano ediciones, Guayaquil 2016) y El ruido del mundo (Valencia, España, 2017). Destaca su participación en La palabra transfigurada: cien años de poesía visual mexicana (Ediciones del Lirio, CONACULTA-INBA, 2014). Finalista en el Premio Internacional de Poesía Visual Experimental; Badajoz España 2015. Directora de miCielo ediciones.







miércoles, 11 de julio de 2018

LOS AMANTES DE FLORENCIA






Los amantes de Florencia de Raquel Huerta Nava/Alfredo Núñez Lanz






En su nuevo libro, Raquel Huerta-Nava nos invita a dar un paseo por los Jardines de Boboli, un espacio florentino donde conviven grutas, fuentes, pérgolas, un pequeño lago y cientos de estatuas de mármol, como si la mirada de la poeta escudriñara en las pasiones y los secretos que guardan cinco siglos de caminos verdes en esa ciudad mítica. Este pequeño poemario tiene las bondades del mejor paseo: las palabras de la autora nos hacen transitar por «senderos trazados en las nubes», admirar un atardecer en Ponte Veccio mientras recordamos viejos idilios, a veces tan lejanos que podemos dudar de su verdadera existencia: «¿Sucedió acaso este amor / tempestad de vientos y de voces?». Esta caminata a la que nos invita la autora también es capaz de llevarnos por ciertos pasajes ajenos a la memoria, obligarnos a cambiar el rumbo y transitar por los vericuetos que conducen a un espacio interior, como si miráramos en una de esas fuentes antiguas y de pronto descubriéramos nuestra propia imagen:



En este parque fabuloso donde conversan las estatuas
dibujo ensalmos para atrapar al canto
descifrar el enigma de las aguas
y hallar mi rostro en la cara oculta de la luna.



¿No es, acaso, una de las mejores cualidades de los paseos, la de encontrar nuestro propio rostro al andar? Me pregunto si al visitar cualquier jardín y comenzar a recorrerlo, por muy azarosos que sean nuestros pasos, no estamos perdiéndonos a propósito con tal de encontrarnos. Andar entre hortensias, árboles y plantas elegidos con precisión por la mano del hombre y recorrer esos espacios deliberadamente hermosos tiene implícitamente algo de impulso filosófico. Caminar entre jardines induce a la reflexión, al nacimiento o acomodo de las ideas, al ocio que tanto se niega en nuestros días. En Los amantes de Florencia el vagabundeo invoca al pasado del yo lírico: «donde un beso ilumina / los recuerdos más sombríos: / conciencia arborescente». Y esta conciencia vegetal es la que nos seduce como lectores-paseantes, a ella queremos llegar. 



Poco a poco la caminata ensancha sus territorios, salimos del Vottolone, esa avenida donde se enfilan árboles y estatuas que destilan «aliento de cipreses / teñido por el musgo y por el tiempo / sendero del islote donde impera / la abierta desnudez del heliotropo», para continuar la travesía. Seguimos al yo lírico hasta un espacio que se antoja la Piazzale Michelangelo, uno de los mejores miradores de Florencia. Desde su cima se contempla la ciudad en todo su esplendor: «sus esbeltas torres, sus conventos, / respiración de múltiple textura / migraciones del polvo cristalino / donde vio la luz la esencia del amor».



Desde esas alturas el yo lírico puede mirar con agudeza y su tono cambia, inicia un viaje guiado por el viento del Levante, ese aire originario del este en la parte occidental del mar Mediterráneo. El viaje es en barca, pero, conforme seguimos la concatenación de los poemas subsecuentes, sabemos que también se trata de un viaje hacia el pasado, por la costa Manfredonia donde se recuerdan guerras y conquistas, mismas que se equiparan a las batallas amorosas:


giré el enorme huracán de las pasionesbebí el hastío de rencores heredados
(desolación exhausta de miradas)
memoria absurda de vendettas
ese incesante círculo viciosonubla el camino
con tanta y tanta sangre
de partos y combates.


De esta manera, la historia «entretejida en gobelinos» es observada por el yo lírico como una sucesión de muertes en nombre de la paz que encierra la conquista por territorios. En ese sentido, la gran e inquietante pregunta que la autora traza en este pequeño pero contundente poemario asombra por su pertinencia: «¿qué separa la muerte del amor?», ¿será intrínsecamente humana la lucha, el ánimo de guerra y sangre?, pues la conquista del amor es sobre un territorio también acaparador: el cuerpo. Así, cuerpo y territorio, amor y muerte bailan entrelazados, provocando una serie de interrogantes en el lector que ha seguido atento la ruta de Los amantes de Florencia. Gestas, historias, leyendas y elegías rinden testimonio de esa «voz de los vencidos» que de alguna manera somos al enamorarnos y han sido todos nuestros antepasados, «ecos tristes en el árbol genealógico de todos los que habitamos esta tierra poética». 



Celebro la publicación de esta plaquette en un formato poco convencional, dentro de una delicada caja, como si de entrada se nos ofreciera un secreto. La edición a cargo de miCielo ediciones está foliada y con ello se designa un objetivo: su permanencia en la biblioteca del coleccionista.




Raquel Huerta-Nava
Colección voces de la poesía mexicana 
(miCielo ediciones, 2017)




Presentación publicada en la Revista Literaria Luvina de la Universidad de Guadalajara.
Link para acceder al sitio: