sábado, 22 de abril de 2017

Raquel Huerta-Nava en Los OTROS Libros




Los amantes de Florencia


La vocación del agua
                               es el camino de un amante
se yergue desde la fuente de la vida

(luz: reflejo del viento en libertad)

lenta es la ruta de botones y de labios
a la cima de tu piel sobre la mía.



Extranjeros en el tiempo
recorremos senderos trazados en las nubes
cada vuelo tiene su propio color
en el suave canto de la vida
naufragamos encuentros fortuitos:
oleaje tornasol de las esferas

                                   ¿qué separa la muerte del amor?



Destellos fervorosos de la luz
compartir la vida  en este mundo
profundo crisol de prexistencias
que antecede cada vez al nacimiento
postales / retratos en el álbum de familia.


Días que brillan en el fondo de los ojos.




Raquel Huerta-Nava. Mexicana. Poeta, Escritora, Editora e Investigadora en Humanidades. Ha obtenido varios premios y becas por su labor profesional. Tiene más de 20 libros publicados entre los que destacan: La plata de la noche (poesía), Primera historia del viento (poesía); Efraín Huerta: El alba en llamas, (ensayo); y Jorge Cuesta: Una lucidez exasperada (ensayo); Gonzalo Guerrero, (biografía); Bernal Díaz del Castillo (biografía); Diego Rivera (biografía), El guerrero del alba. La novela sobre Vicente Guerrero (biografía); Por la manchega llanura. La influencia de El Quijote en la poesía de León Felipe (ensayo literario); Palabra frente al cielo (antología); Efraín Huerta en el Gallo Ilustrado, Cine y Anticine (antología).

Manuel Cuatle en Los OTROS Libros





El desplazamiento
sobre las olas de la lluvia
excita a los caracoles

se masturban
como ángeles terrestres

y se reproducen
anunciando el exilio
                   hacia la muerte

las gotas crean
el camino
a la breve
resurrección

se mojan
            engañan al viento

van contra corriente

sueñan 
                    que son navegantes
antes de que caiga
la última gota
y deje
          de llover



Manuel Cuautle, El suicidio del caracol
Ed. Tres Aches, Buenos Aires,  Argentina, 2005.




Manuel Cuautle (Poeta, fotógrafo y promotor cultural. México, 1971.) Estudió Lengua y Literatura Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México y Actuación y Dirección Teatral en el Colegio de Literatura Dramática y Teatro en la misma universidad. Trabajó en el proyecto de fomento a la lectura organizado por el poeta Alejandro Aura en la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de México. Co-organizó los Jueves de Poesía en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas de El Colegio de México. Organizó las Jornadas de Poesía y Poetas de América en Argentina y México. Es autor de los poemarios Delirios... (México, Edición de autor, 1997. Introducción de José Suárez Donoso), Cuerpos nómadas (México, Kapelmex, 2003), Emulación de la tierra (México, Tintanueva, 2003. Prólogo de Enrique González Rojo), El suicidio del caracol (Argentina, Buenos Aires, Tres Haches -Col. Nuevos poetas mexicanos-, 2005. Ilustrado por Carlos Gómez Centurión), En la partitura del exilio (Argentina, Buenos Aires, 2007. Con el auspicio institucional de la Embajada de México en Argentina. Palabras preliminares de Hugo Mujica), Catarsis de la muerte (México, UAM-Xochimilco, 2009. Presentación de Álvaro Miranda), El suicidio del caracol, edición bilingüe español-francés (México, Itacate Ediciones, 2013), Ángeles insurrectos (Índole Editores, San Salvador, 2013. Colección Onda Expansiva), El suicidio del caracol, traducción chino-mandarín en proceso de publicación (2016). Su obra literaria ha sido publicada en revistas nacionales e internacionales y presentada en distintos países de América, Europa y Asia. Ha participado en la organización de la Feria Internacional del libro del Zócalo. Actualmente dirige el Festival Internacional de Poesía de la Ciudad de México, que se realiza en el marco de la Feria Internacional del Libro en el Zócalo de la Ciudad de México.

lunes, 3 de abril de 2017

LOS AMANTES DE FLORENCIA Raquel Huerta-Nava

Raquel Huerta-Nava (Ciudad de México, 1963)





Los amantes de Florencia*





La vocación del agua
                               es el camino de un amante
se yergue desde la fuente de la vida

(luz: reflejo del viento en libertad)

lenta es la ruta de botones y de labios

a la cima de tu piel sobre la mía.





Extranjeros en el tiempo
recorremos senderos trazados en las nubes
cada vuelo tiene su propio color
en el suave canto de la vida
naufragamos encuentros fortuitos:
oleaje tornasol de las esferas

                                   ¿qué separa la muerte del amor?






Destellos fervorosos de la luz
compartir la vida  en este mundo
profundo crisol de prexistencias
que antecede cada vez al nacimiento
postales / retratos en el álbum de familia.

Días que brillan en el fondo de los ojos.



Ecos tristes en el árbol genealógico
de todos los que habitamos esta tierra

(estirpe de cainitas)

Llevamos brillo y amargura en las venas
egoísmo, los actos de incondicional entrega
rayana en heroísmo y el martirio
las menos de las veces            y la fe
las riquezas materiales            la nobleza

La pedrería y el oro brillaron como ascuas
heredamos el linaje de los lirios
y la mirada luminosa del misterio.




Velas al Levante



Tensé las velas de mi barca
dirigí los buques y goletas
encaminé al ejército del Benevento
a la profundidad de las galaxias
esos mares imposibles
poblados de sueños anacondas
y seres gigantescos / legendarios
que protegen los accesos
a los reinos de palacios de oro
y calles empedradas de diamantes.

(Ciudad indescifrable
morada de los dioses.)



Al iniciar el trayecto hacia las islas
con las blancas banderas por delante
partimos desde la costa Manfredonia
para iniciar las conquistas
resolver de una vez las diferencias
y matar o morir en la arena de la guerra.


*Selección.



LOS AMANTES DE FLORENCIA
Raquel Huerta-Nava
Colección voces de la poesía actual
(miCielo ediciones, 2017)






Raquel Huerta Nava (Ciudad de México, 1963). Escritora, editora e investigadora en humanidades. Egresada de la licenciatura en historia en la UNAM. Cursó el diplomado de historia oral en el Instituto José María Mora y el de historia de México en la Academia Mexicana de la Historia. Ha tomado talleres de poesía impartidos por Federico Patán, Enriqueta Ochoa y Francisco Hernández. Fue subdirectora de Publicaciones y Documentación del CNIPL del INBA en 1999. Ha realizado trabajos de investigación en el AGN, la Dirección de Estudios Históricos del INAH, la Dirección del Centro de Estudios Históricos del COLMEX, editorial Clío, el Colegio de Michoacán, el Archivo Histórico del Cabildo de la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de México, y la UP. Impartió el taller de creación histórica “El oficio de historiar” a través del CNIPL del INBA y la Biblioteca Sebastián Lerdo de Tejada. Colaboradora de las principales publicaciones culturales de la República Mexicana. Premio Nacional Vidas para Leerlas 1997 otorgado por el CONACULTA para la creación de biografías por El guerrero del alba. Biografía del caudillo de la independencia Vicente Guerrero. Becaria del INBA en 1994. Becaria del FONCA para revistas literarias 1995-1996 y 1996-1997 por El Cocodrilo Poeta. Desde 1998 edita y coordina El Cocodrilo Poeta Virtual en: http://www.geocities.com/cocodril.geo.

lunes, 6 de marzo de 2017

LAS POSIBILIDADES DEL LIBRO



JORNADAS JUVENILES XXXVIII FILPM
Ciclo de conversatorios para jóvenes creadores
LAS POSIBILIDADES DEL LIBRO
La integración de las experiencias en la edición experimental


LUNES 27 DE FEBRERO
Conversatorio
TALLERES Y ESCUELAS DE ESCRITURA CREATIVA
Dr. Luis Martín Ulloa (Universidad de Guadalajara)
       


Dr. Luis Martín Ulloa y Mónica González Velázquez
coordinadora ciclo Las posibilidades del Libro


LOS TALLERES DE ESCRITURA CREATIVA
Por Luis Martín Ulloa

Los talleres literarios comenzaron a tener un prestigio que aumentó cada vez más, pues los asistentes encontraron un espacio que se consideraba contracultural (aunque en varios casos, estos talleres surgían desde instituciones oficiales). Que además, tanto quien lo guiaba como los asistentes, gozaban de libertad total para definir las dinámicas y las lecturas que se realizaban, y por lo tanto el aprendizaje se daba al margen de los círculos académicos oficiales. Círculos que, por otra parte, además de ser vistos con recelo, en los inicios de este movimiento no contaban con los recursos ni con todo un marco teórico y de reflexión que permitiera concebir una enseñanza de la escritura creativa como tal, como un campo también propio de la academia.

Link a nota de Prensa:


LUNES 27 DE FEBRERO
Conversatorio
LA NUEVA ESCUELA MEXICANA DE GRABADO
Alejandro Pérez Cruz (Taller Gráfica Actual)
Silvia Gaona (Taller Graphic Tenebris)



Silvia Gaona, Mónica González Velázquez, Alejandro Pérez Cruz

LA NUEVA ESCUELA MEXICANA DE GRABADO
Por Alejandro Pérez Cruz

La gráfica en México ha sido un paradigma en la creación de imágenes, desde siempre ha generado polémica por su aguda visión de sus momentos históricos, es claro que la principal intención del creador visual es el de llegar a un público más amplio, en ocasiones de manera muy accidentada y en otras buscado una pluralidad en la estampa, así podríamos mencionar la gran cantidad de eventos y circunstancias donde la imagen gráfica da la pauta a seguir en movimientos sociales y artísticos, teniendo una presencia e influyendo en cualquier medio de comunicación directa o indirectamente de tal modo que el artista busca la alianza y los recursos para difundir su discurso, mientras que el receptor se cautiva por su originalidad visual.


LA NUEVA ESCUELA MEXICANA DE GRABADO
Por Silvia Gaona

La “nueva escuela mexicana” va más allá del estar o pertenecer a una institución educativa que no garantiza en este momento histórico el aprendizaje, no dejemos de lado que el aprendizaje también es y tiene que ser autodidacta, y que el alumno así como también el docente fuera y dentro de alguna institución tienen que cuestionar los modelos o nuevas corrientes pedagógicas que parece en cada sexenio cambian de cara.


MARTES 28 DE FEBRERO             
Conversatorio
LOS OTROS LIBROS
Armando Alanis Pulido (Acción poética)
Mónica González Velázquez (miCielo ediciones)
Mtro Raúl Renán (La máquina eléctrica)
Raquel Huerta Nava (El cocodrilo poeta)



Armando Alanis Pulido, Raquel Huerta-Nava, Mónica González Velázquez

ACCIÓN POÉTICA
Por Armando Alanis Pulido

Este movimiento surge en 1996 bajo la iniciativa de Armando Alanis Pulido. Se desarrolla tratando de aprovechar espacios urbanos para difundir la poesía y la lectura. Se hace actualmente en todo el país y en más de 30 países en el todo el Mundo.


EL COCODRILO POETA 
Por Raquel Huerta-Nava

Tras algunos avatares y una mudanza del original Taller de la Mancha Negra, surge el proyecto. Nos fuimos a lo evidente, estudiar las revistas que más nos llamaban la atención y charlar tranquilamente sobre lo que nos gustaba o disgustaba de ellas. Las propuestas llovían cada sábado, ya en la nueva sede llegaron a las reuniones más jóvenes interesados en la poesía.

Creí que el proyecto estaba olvidado (de hecho lo estuvo). La revista sobrevivió a su fundación tras un parto difícil y vio la luz, por pura persistencia una primavera de 1993. Muchos poetas de reconocida trayectoria han creído en este proyecto desde antes de su nacimiento, no han sido defraudados; otros jamás quisieron apoyarnos, sin embargo también han sido publicados. Muchos más quedaron sin publicar al terminar el proyecto.

Nos enorgullece haber sentado pautas y modelos; nos enorgullecen todos los poetas que se han dado a conocer en nuestras páginas. Por situaciones materiales no hemos continuado en papel y tinta y ahora existimos en el ciberespacio.

... no sólo el futuro se mueve, sino también el pasado cambia constantemente...


Link a Acción Poética:

Link a Revista Virtual El cocodrilo poeta:


MIÉRCOLES 1 DE MARZO            
Conversatorio
EL LIBRO DE ARTISTA
Araceli Zúñiga
César Espinosa V.


César Espinosa, Araceli Zúñiga, Mónica González Velázquez

EL LIBRO DE ARTISTA

¿Un libro es un libro en el siglo XXI? Se pregunta Juan Diaz Infante (y junto con él muchos de nosotros) desde hace mucho tiempo. De nuevo la escritura como forma envolvente, sinestésica. La mano y la hoja de papel, el mouse, el modo y el módem, decía(mos) en el texto de sala/vestíbulo de la Universidad de Guanajuato, donde se expuso parte de una de nuestra Bienales Y añadimos: "Son formas –un golpe de dados (¿abolirá el azar?)– que hemos visto y digerido desde la poesía, la publicidad y los medios de comunicación audiovisuales y, por supuesto, los digitales ( la galaxia Internet , las comunidades espóricas, hasta nuestro punto Ge)…  
Y aquí merito, en este punto Ge, aparece con sus lentes de huevos estrellados Melquíades Herrera, quién, junto con Juan José Díaz Infante representan al artista/instigador/provocador de la palabra que nos descubre las otras maneras de escribir y leer. Los otros modos, en el caso de Melquíades con y a través de objetos de la cultura popular mexicana. Con Díaz Infante a través de la interdisciplina. A ellos y a su irreverencia impura y transgresora, que elimina células muertas estuvo dedicada aquella 8ª Bienal, melquiadesaristotélicakubriciana con un típico/clásico recordatorio.



DOMINGO 05 DE MARZO           
Conversatorio
EDICIÓN DIGITAL VS EDICIÓN IMPRESA
Mariano F. Wlathe
Miguel Antonio Lupián Soto
Mónica González Velázquez



Mónica González Velázquez, Mariano F. Wlathe y Miguel Antonio Lupián Soto

EDICIÓN DIGITAL VS EDICIÓN IMPRESA
Por Miguel Lupián Soto

En esta charla se pondrá sobre la mesa la gran ventaja de las publicaciones digitales: la distribución, donde los contenidos pueden llegar a todos los lugares que tienen acceso a internet, generando, además de retroalimentación instantánea, comunidades lectoras.



EDICIÓN DIGITAL VS EDICIÓN IMPRESA
Por Mariano F. Wlathe



Durante esta charla se abordarán, desde las experiencias que conformaron a la editorial Ficción 140: las posibilidades de colaboración y experimentación que ofrece la publicación electrónica y las ventajas y desventajas que enfrentan los proyectos editoriales en línea frente a los impresos.


EDICIÓN DIGITAL VS EDICIÓN IMPRESA
Por Mónica González Velázquez


El lenguaje visual busca dentro de estructuras (libros) nuevas fórmulas de asociación y crea con formas propias nuevos códigos de comunicación, utiliza conjuntamente nuevos signos y símbolos, elementos fonéticos y visuales, elementos tipográficos, valora el color y la forma, valora el signo semántico como tal signo y el espacio o soporte donde va a desarrollarse la obra, dándole a la página categoría de espacio artístico en potencia, espacio donde se puede exhibir un trabajo. Junto al lenguaje semántico busca el estético. El lenguaje tal como se ha venido entendiendo, tiene sus limitaciones, hay sensaciones que al intentar expresarlas, nunca quedamos satisfechos de los resultados, estas situaciones son las que una variante (libro-objeto) ayuda a resolver. La tecnología ha masificado los medios de comunicación. El libro es un medio de comunicación, el cual no creo vaya a desaparecer, más bien se transforma y adapta a los nuevos tiempos. No podemos renunciar al libro impreso, lo único que está en crisis es su soberanía.


Link a nota de Prensa

lunes, 13 de febrero de 2017

MORTEM

Alex Dario Rivera M (Santa Bárbara, Honduras, 1975)





A los poetas Mónica González Velázquez (México), Carlos Villalobos (Costa Rica), Chary Gumeta (México), Jorge Canales (El Salvador), Eric Doradea (El Salvador), Ariel Montoya (Nicaragua), Otoniel Guevara (El Salvador), Melissa Merlo (Honduras), Israel Serrano (Honduras), Elvin Munguía (Honduras), César Lazo (Honduras), y muchos más, por esa cercanía que la poesía ha propiciado. 



Si mis despojos son encontrados, cuando la muerte llegue puntual, 
quiero que carne y huesos míos se pudran en “El Pretil”
 viendo el culebreo del río Ulúa, y la eterna rutina de la caída del sol.




I

Salir sin zapatos al patio. Pisar los restos de humedad esparcida por la noche. Evocar la memoria de las cortezas, y elogiar el capricho de una flor aferrada a la acera. Escuchar bajo tus pies trasnochados el leve quejido de lo que se pudre, y a pesar de esa percepción sobre la muerte, intuir que la vida se multiplica, que de tus manos germinan lianas, plantas trepadoras alcanzan tu cuello, y sentir el crecimiento de raíces que se profundizan, mientras recoges con la planta de los pies, un poquito de la lluvia, que por dentro te falta.



II

Al abrir, me llenó el pecho de signos de admiración. Los signos de puntuación se escondieron en las bisagras, y en el contramarco de la vieja puerta leí un dulce prólogo escarbado en la piel de la madera. Luego, las hojas guardaron silencio, y yo sentí el deber de cerrarlas. El epílogo de la historia, fue apenas: dos signos de interrogación, el punto final de una aldaba oxidada arrojada en el suelo, y un infinito callejón por donde salir huyendo.



III

Escucho el tren de la noche acercándose a toda prisa; esta vez, al parecer, soy el único pasajero en la estación.



IV

En ocasiones, solo algunas veces, los días pasan con rapidez y las noches lentamente, o viceversa. No es asunto de solsticios o equinoccios, si no, de ausencia o compañía, de odiar o amar, de extrañar o poseer, de asma o pulmones limpios. De añorar la eternidad, o desear entrañablemente la muerte.


V

No temo a las cenizas, ni espero resurgir de ellas cual Fénix. Hoy, mis ramas secas, han comenzado arder.



VI

Quisiera borrar el mes de julio del calendario, tachar el día treinta, y que así, sin cuentas, cuentos, ni recuentos, me encuentre repentinamente la muerte. Apenas, si acaso, con un dejo de amarillento placer en la mirada, y unos cuatro recuerdos guardados en las remendadas bolsas de mi pantalón.



VII

A pesar de ser martes, y de que esa vieja sentencia de no casarse ni embarcarse aún revolotea en el palabrerío de la gente: en la mañana despedí la tristeza. La eché de la casa. Tenía cinco días conmigo; le serví un café y la acompañé al portón insinuándole la calle, el camino. Antes de despedirla, le supliqué que se olvidara de mí, que habían otros que a lo mejor bien le corresponderían. Entré a casa, extrañándola de alguna manera. Podé el jardín, leí a Erich Fromm y hurgué entre mis posesiones para recuperar la sonrisa; ésta estaba un poco estrujada, la estiré en mi rodilla para que se ajustara a mi rostro. Encajó a la perfección, de tal manera que por la tarde, con un poco de confianza salí a la calle, y guiado por el arco iris, caminé bajo la lluvia, pensando insensiblemente en ella.



VIII

Y las palabras son libélulas atrapadas en mi garganta. En ellas persiste claramente su afán de vuelo, apenas limitado por un adiós que con terquedad pasó manchando la transparencia de sus alas.


IX

Sin aguja e hilo, con viejos retazos recogidos aquí y allá, me he sentado a zurcir la tarde. Al caer la noche me acerqué al espejo. En mi ropa, no cabían más agujeros.



X

La lluvia asomó. Con sus nudillos tocó un par de veces en las tejas. Le abrí la ventana para que al menos acercara su frescura, un rocío nada más, y huraña se largó. Dejó el presentimiento dibujado en las piedras del patio. Salgo a la vieja banca, y huelo su humedad en el vientecillo que mueve las rosadas flores del napoleón. El agua hierve, el agüero canta la urgencia del café, y no se cuela, pero su olor llega a mí desde algún hueco abierto en el recuerdo de otra tarde. Ésta tarde, con su falda corta corre a prisa, con sus manos evita que le sea levantada por la brisa. Se agitan las flores amarillas cerca del portón. Desde una de sus rendijas, entra la voz anónima de siempre, anunciando que la muerte llega en punto, a recogernos el abono de la vida consumida, y que nosotros suponemos, no será el último.


*Selección. 


Mortem
Alex Dario Rivera M
Colección Conmemorativa X Aniversario
(miCielo ediciones, 2017)






Alex Dario Rivera M. (Santa Bárbara, Honduras, 1975). Licenciado en Ciencias Sociales. Gestor cultural. Colaborador para periódicos y revistas nacionales e internacionales. Narrador, poeta y ensayista. Ha publicado los poemarios: "Introspecciones extintas" y "Desde los balcones", el libro de microhistoria "SITRAMEDHYS, medio siglo de lucha", y los libros de cuentos "De fugas y acechanzas" y "Recuentos a media luz". Su obra ha sido antologada en "Honduras, sendero en resistencia", "Poetas en los confines", "Kaya Awiska, Antología del cuento hondureño", en "Antología del cuento hondureño Siglo 21", en el "Tratado mesoamericano de libre poética: ecos náhuatl Honduras-México" y en la Antología latinoamericana "Letras sin fronteras II". Ha participado en eventos académicos y literarios en México, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Argentina, Cuba, Uruguay, Ecuador y Perú, entre otros.

viernes, 10 de febrero de 2017

UN GATO DE OJOS GRANDES ME MIRA FIJAMENTE

Margarita Drago (Rosario, Argentina/NYC)


Un gato de ojos grandes me mira fijamente


Voy  detrás de una multitud no sé hacia dónde, vamos a hospedarnos en un lugar desconocido. Sin saber cómo y repentinamente, desaparecen todos y me quedo sola. Camino por un vecindario anónimo. Llego hasta la entrada de un edificio de paredes sucias, chorreadas de mugre de años, con inscripciones y grafitis en tonos grises y negro. Un señor hindú vestido con una camisola blanca de hilo está a la entrada. Le pregunto dónde estoy, y con la mano extendida me señala   un lugar en el interior, una habitación con las puertas cerradas, ubicada en la planta baja, detrás de una columna de cemento blanco sucio. No intento entrar; me asomo a una muralla de piedra gris que hay en el edificio y miro hacia abajo, buscando algo, una señal que me oriente dónde estoy. En una de las galerías hay un gato sentado sobre sus patas traseras; es pequeño y gris como mi gata, pero no es ella. Desde el lugar en el que estoy parada veo el torso del animal. El gato siente mi mirada, levanta la cabeza, la dirige hacia mí y me mira fijamente con sus ojos verdes, luminosos y redondos. Ahora hay alguien parado a mi lado, no sé quién es, no es la persona que estaba a la entrada, no me preocupa saberlo, ignoro su presencia y me dirijo al gato que ya no es un gato. Es mi madre. Sin sorprenderme el cambio repentino de la imagen, me dirijo a ella con angustia y le digo: “yo sé que nunca me quisiste, lo sé”. Y lloro. Ya no hay nadie en el edificio, ni mi madre, ni el gato, ni el hindú parado a la entrada. De pie y apoyada contra la muralla gris, me quedo con la mirada fija donde estaba el gato. Despierto acongojada.


La imagen de aquel gato de ojos grandes, luminosos y redondos que me miran fijamente y un poco entristecidos, se quedó grabada en mi memoria como una fotografía.

*
Visión

Pero a ti quiero mirarte
hasta que tu rostro se aleje
de mi miedo como un pájaro
del borde filoso de la noche.
Alejandra Pizarnik


Hoy, Northern Boulevard se me figura la avenida Cór­doba. Lo transito hacia el norte y los edificios se vuelven casas de ladrillo con jardines y enredaderas frescas trepadas a sus muros. Hoy, Northern Boulevard se estrecha, se torna calle familiar. Miro un punto fijo en la distancia, y se vuelve punto allá en el sur. Las nubes se precipitan contra la piedra del asfalto donde se dibuja el rostro de mi madre. Quiero atraparlo, grabarlo en la memoria, pero en el aire su imagen se diluye.

*

Presencia

Allá en el camposanto
reposan los huesos
de mi madre.
“De tanto llorar
me he convertido
en ceniza”, me dice,
en la cima del cerro
ante la presencia viva
de nuestros muertos. 


Colección Conmemorativa X Aniversario
(miCielo ediciones, 2017)




Margarita Drago es argentina radicada en Nueva York desde que salió de la cárcel. Es profesora de lengua española, literatura y educación en York College, de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Ha participado en congresos, coloquios, ferias del libro y festivales de poesía realizados en los Estados Unidos, Argentina, Perú, México, Honduras, El Salvador, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, España y Francia. Es autora del poemario Con la memoria al ras de la garganta; Fragmentos de la memoria: Recuerdos de una experiencia carcelaria (1975-1980)/ Memory Tracks: Fragments from Prison (1975-1980); Hija de los vuelos y coautora con Juana M. Ramos de Tomamos la palabra: mujeres en la guerra civil de El Salvador (1980-1992).